LA CARRERA DEL HÉROE

Todo el mundo suele creer que cuando eres cinturón negro de Judo, significa que eres una persona que ya controla y domina esta disciplina deportiva.  Pero en Judo no ocurre eso; podemos decir que en Judo ser cinturón negro es el primer paso, el primer peldaño para seguir avanzando.

 

 

 

 

 

Cuando eres cinturón negro ya tienes el 1ºDan, y cuando tienes el 1º Dan tienes que esperar dos años para examinarte del 2ºDan, cuando ya has logrado el 2º, tienes que esperar 3 años para examinarte del 3º y, así, sucesivamente. Imagínate siendo Octavo Dan, la cantidad de años que hay que llevar en Judo.

El Judo es muy difícil, muy complicado y además requiere muchísimo esfuerzo y sacrificio. Hoy en día hay poca gente dispuesta a ese sacrificio sin apenas reconocimiento, digamos que se hace por amor, exclusivamente por amor.

 

Somos una escuela de Judo y con él, una escuela de vida: enseñamos a los niños a ser valientes, a enfrentarse mejor a los problemas.  

 

Los niños al iniciarse en judo descubren su cuerpo, el equilibrio, aprenden a no caerse, a levantarse; desarrollan su psicomotricidad. Aprenden a usar la derecha y la izquierda, las piernas, las manos, y aprenden a ser flexibles. Además el judo enseña unos valores que permanecerán durante toda la vida de la persona, como son la nobleza, el respeto, saber ganar, saber perder y adaptarse a las normas de este deporte. 

 

El judo es un deporte que equilibra los estados de ánimo: los niños agresivos o hiperactivos se calman y los tímidos o con problemas de sociabilidad, se abren al entorno y a los demás. 

 

Los niños, además, aprenden a trabajar en equipo e individualmente, ya que entrenan en grupo pero deben enfrentarse solos a los problemas cuando combaten con otros niños.

La Escuela DojoQuino no es selectiva, todo el mundo vale para hacer judo, según el punto de vista del Maestro Quino Ruiz, "aunque hay gente con más facultades que otros como todo en la vida".

 

Cuando un niño se inicia en el Judo, ya nos damos cuenta si tiene más facilidades o más habilidades que otros, la forma de moverse, la forma de pensar. La morfología de un judoka es tener el centro de gravedad bajo, para tener más equilibrio, tener unas piernas fuertes (la base del judo) y tener la capacidad de pensar, de improvisar.

 

Cuando los niños empiezan a hacer judo, nos damos cuenta de quién es más inteligente, a quien le cuesta más, el que es muy trabajador, hay niños con unas condiciones increíbles pero luego no son capaces de sacrificarse, otros son puro esfuerzo y sacrificio, otros son inteligentísimos. 

El potencial campeón es una persona muy inteligente, con una capacidad física impresionante y con un nivel técnico altísimo.

Centro de gravedad bajo, piernas fuertes, capacidad de pensar e improvisar es el potencial idóneo para un futuro campeón

 

EL ENTRENAMIENTO

El Judo es un deporte que usa prácticamente cada parte del cuerpo. El centro del entrenamiento en el Judo es el Randori (practica libre del Judo, uno contra uno) y durante tales prácticas, uno desarrolla naturalmente la resistencia y la fuerza que el Judo requiere. El Judo de hoy exige una gran preparación de la fuerza especifica en varias partes del cuerpo y, especialmente,  en la construcción de una estructura muscular que soporte tus técnicas.

Para dar un Ippon, un juez central contempla el control del adversario, una técnica bien aplicada, la velocidad y la fuerza. Si uno de estos factores falta, tu calificación no será Ippon. ¿Quieres ser un judoka que hace Ippon o un competidor solamente?

Existen varias formas del desarrollo y crecimiento de la fortaleza, como el entrenamiento con pesas, entrenamiento isométrico, entrenamiento de intervalos, entrenamiento de circuito, y otros más. El levantamiento de pesas es una buena opción para los judokas porque está específicamente diseñado para el desarrollo de músculos fuertes.

Si entrenas igual que los demás, nunca serás mejor que ellos

 
 

El paso a la competición lleva consigo una compenetración y confianza total entre el competidor y el entrenador. Cuando el deportista quiere y le motiva la competición, es cuando tiene que competir.

 

Atravesar la etapa de competición es muy importante porque la vida es una competición constante y ya hemos dicho, que el aprendizaje de Judo es un aprendizaje de vida.

Según el Maestro Quino Ruiz, en el judo no puedes ser mecánico; hay gente que está muy entrenada y muy capacitada para hacer determinadas cosas, pero si les sacas de ese contexto, se vienen abajo y se pierden. Otros, tienen mucha capacidad, mucha inteligencia, captan todo muy rápido y son capaces de improvisar una estrategia.

 

En el judo necesitas pensar, y si no piensas, pasas a ser mecánico y si eres mecánico, eres predecible, y si eres predecible, eres estudiable y si eres estudiable, eres ganable.  

 

Hay gente muy difícil de ganar porque son impredecibles, porque crean judo y porque hacen magia. Esos son los campeones, habitualmente.

Ser impredecible es crear Judo

LA ALTA COMPETICIÓN

La confianza entre el competidor y el entrenador, se hace en esta etapa imprescindible. El competidor se convierte en un atleta, mientras el entrenador le muestra el camino para ello.

 

En esta etapa, el progreso constante y el objetivo final cambian la motivación del deportista hasta tal punto que su ritmo de vida cambiará para siempre: alimentación, horas de entrenamiento, periodos de esfuerzo y descanso, resistencia a la frustración.

El progreso en esta etapa es muy exigente, porque, "es necesario ganar". 

El entrenador juega un papel importantísimo en esta etapa, pues es el que ayuda al competidor desde el punto de vista físico , mental y emocional..

Hagas lo que hagas, tienes que ser el mejor

 

Los Veteranos son aquellos que, con una cierta edad, están habitualmente separados de la competición por las limitaciones que van surgiendo por la edad y con las cuales, la alta competición no es posible.  Para los más comprometidos, existen Competiciones Mundiales de Judokas Veteranos, en las que Campeones Mundiales, se juegan todavía el todo por el todo. Los Oxis, son un grupo de adultos que se ha formado en la Escuela DojoQuino. Habitualmente son padres de alumnos que practican judo porque les gusta lo que hacemos, les gusta compartir las experiencias de sus hijos y conocerles mejor y les gusta el ambiente de las clases. El Maestro Quino Ruiz, además de llegar a ser Campeón del Mundo de Veteranos (Campeón Absoluto del Mundo Master, Francia 2006 y Campeón Absoluto del Mundo Master, Alemania 2011) forma una gran familia de Judokas, comparte sus alegrías y sus derrotas, enseña, entrena a Campeones y disfruta de lo que ha creado, 

Y no tiene ninguna intención de retirarse.

A los ochenta años, me veo con el kimono puesto